El emblemático Palau de la Música (1987) se convertirá en la casa de ”el dia minimúsica”, donde las familias disfrutarán no solamente de la belleza del lugar sino de todas sus instalaciones. El edificio habilitará tres salas de conciertos -Sala Rodrigo, Sala Iturbi y Vestíbul Tarongers- perfectamente sonorizadas donde se realizarán todos los conciertos, talleres y actividades.