El sábado 7 de octubre el Museu Es Baluard de Palma acogerá una nueva edición de “el día minimúsica”. El festival, coproducido por minimúsica y De Ferro, volverá a ofrecer una experiencia innovadora al público familiar tras el éxito rotundo del año pasado.

Actualmente nos encontramos inmersos en un cambio de paradigma social que afecta al mundo de la educación, y este desafío viene acompañado de obstáculos que en demasiadas ocasiones dificultan pasar tiempo de calidad en familia en este mundo en el que vivimos. “el día minimúsica” quiere recoger el testigo y presenta una propuesta que traspasa las fronteras del ocio para recorrer diversas vías con el objetivo de explorar las nuevas ideas y tendencias más interesantes y reveladoras en este terreno.

Un festival para toda la familia

“el día minimúsica” trasciende el hecho musical y va mucho más allá de la música en directo en su amplia oferta de contenido, convirtiéndose en una propuesta transversal. La importancia de una educación musical práctica y diversa, el juego al aire libre, pasar tiempo de calidad junto a los seres queridos o llevar una dieta variada y basada en una alimentación sostenible son algunos de los conceptos que impregnarán los diferentes elementos que conforman el evento. Toda una filosofía y un estilo de vida en familia se pondrán en práctica a lo largo de todo un día.

Conciertos de proximidad

Escuchar mucha música y vivenciarla desde pequeño o asistir a conciertos de estilos muy diversos para formarse un criterio, son dos de los elementos que conforman la filosofía de minimúsica para acercar este arte a las familias. Por ello, el escenario tendrá un tamaño y volumen adecuados a este público tan especial, facilitando su inmersión en la experiencia del directo.

Mucho más que música

Los conciertos son un ingrediente imprescindible en “el día minimúsica”, aunque no el único aliciente para participar en esta experiencia en la que conviven con una oferta de juegos al aire libre y de talleres educativos cada vez más variada.

Las diversas actividades programadas girarán alrededor de temáticas como la música, la gastronomía, la tecnología, la lectura, etc.

Los bebés tendrán su propio espacio

El “espai micro” consiste en una sala de más de 200 metros cuadrados dispuesta para cubrir las necesidades de los bebés y de sus padres. Aquí encontrarán juegos dirigidos a edades que pueden llegar hasta los 3 años y también un lugar en el que poder relajarse de forma segura, dar el pecho o cambiar el pañal. Este sitio estará concebido y atendido por personal especializado y las diferentes actividades ayudarán a los más pequeños a desarrollar sus capacidades sensoriales.

Sin menú infantil

La oferta de restauración dispuesta expresamente para el evento ofrecerá opciones saludables y pensadas para que las familias compartan la misma variedad de alimentos evitando el mal llamado “menú infantil”, que limita a los niños a comer siempre los mismos platos y les aleja del apasionante mundo de la gastronomía y de la nutrición sana.