Jugar y correr libremente por calles y plazas sin coches es una experiencia que muchos niños de hoy día lamentablemente no han tenido la oportunidad de conocer. El entorno del Poble Espanyol convertirá “el día minimúsica” en esa célebre ciudad de los niños que reivindica el psicopedagogo Francesco Tonucci. Así, estos podrán disfrutar no solo de todas las actividades que propone el evento, sino también de sus emblemáticos espacios, sus talleres de artesanía y las preciosas vistas sobre Barcelona.